Crysis 2

En 2007, cuando salió el Crysis original, había muchas razones por las que sobresalía del resto, pero como seres impresionables que somos, todos los medios se concentraron únicamente en su calidad gráfica, que estaba a años luz de la competencia y marcó un antes y un después en la industria. Pero claro, Crysis tenía muchos aspectos interesantes en su jugabilidad, como el icónico nanotraje y el diseño de los escenarios, que en conjunto, le ofrecían una gran libertad al jugador para encarar cada enfrentamiento de diferentes maneras.

Ahora, Crysis 2 cambia bastante. Para empezar, de fondo. La ciudad de Nueva York está en problemas, con conflictos entre el ejército y la organización de seguridad privada, Crynet, un misterioso virus que se expande por la ciudad y hasta una invasión extraterrestre, cuyo comienzo pudimos ver en el título original. Con todas estas razones está claro por qué Nueva York se cae a pedazo de la manera que lo hace en este juego y justamente nosotros estamos en medio de toda el desastre.


¿Cuál es nuestro rol entre todo este caos? Los jugadores ocupamos el lugar de un personaje nuevo, llamado Alcatraz. Se trata de un soldado que recibe el nanotraje de parte de Prophet, el líder de la misión original, en una situación bastante dramática y que causa una confusión de identidades con Crynet, la organización que intenta recuperar el único nanotraje que les queda. De este modo, no solo estaremos tratando de salvar a la ciudad de la invasión extraterrestre, sino que también estaremos huyendo de los soldados de Crynet.

Probablemente el aspecto más llamativo de Crysis 2 sean los gráficos, pero ya habrá tiempo para hablar de eso. Empezamos por el nanotraje, algo que ha sido simplificado para evitar las limitaciones del primer juego. Por ejemplo, ahora para correr solo necesitas presionar el botón de correr y no activar un poder y luego correr. Lo mismo ocurre a la hora de saltar varios metros en el aire, que fue simplificado manteniendo presionado el botón de saltar. Y también hay hay más acciones, como deslizarse por el suelo —con la posibilidad de disparar simultáneamente— y saltar para agarrase de la cornisa, lo que permite alcanzar lugares a los que anteriormente no se podían llegar.


Y a pesar de los cambios, hay algunas cosas que no han cambiado. Todavía te puedes hacer invisible por un tiempo limitado, cuya duración depende de tus movimientos y la energía que gastes. Pero también hay novedades como la capacidad de analizar el medioambiente. No solo puedes seleccionar enemigos para saber dónde se encuentran en todo momento, sino que el traje mismo selecciona ciertos puntos desde los que puedes atacar o dónde puedes encontrar municiones. Generalmente es información muy útil, pero el hecho de que te diga desde dónde puedes encarar cada enfrentamiento es un poco molesto, ya que le quita la incertidumbre de la exploración.

Muchas de estas habilidades pueden mejorarse con accesorios que hacen que consuman menos energía y por ende duren más o sean más efectivos. Y hasta algunos accesorios te permiten acceder a nuevas habilidades, como saltar y golpear el piso, aplastando a cualquier infeliz que se encuentre debajo. Como en el primer juego, las armas también tienen muchos accesorios que vas recolectando a lo largo de la aventura y te permiten personalizar tus armas acorde a tu estilo de juego.


El miedo de muchos fanáticos era que con un mapa más cerrado, se convierta en un shooter de corredor, extremadamente lineal. Afortunadamente este no es el caos. Los niveles están diseñados de tal manera que generalmente tienes la oportunidad de analizar tu medioambiente y planear tu ataque cuidadosamente. Y no se queda ahí, porque Nueva York está tan destruida que también hay mucho combate vertical, algo que cambia considerablemente las cosas, porque la acción se vuelve impredecible y te permite hacer uso de todos los recursos que ofrece el traje. Aquí es donde brilla Crysis 2, cuando la acción te obliga a usar todas tus cartas y terminas siendo vencedor.

Por otro lado, la inteligencia artificial es verdaderamente irregular. Por momentos parece muy inteligente, rodeándote y cubriendo cada una de tus posibles salidas a la perfección y, en otros momentos, puedes ver algunos soldados mirándote directamente a la cara sin hacer nada al respecto. Esto es verdaderamente extraño, pero cuando está funcionando bien, es un agradable desafío que por lo general es fácil de resolver gracias al todopoderoso nanotraje.


Seguramente no hace falta decirlo, pero gráficamente, Crysis 2 no tiene comparación. En el PC por lo menos. A diferencia de muchos otros juegos que se jactan de tener muy buenos gráficos, Crysis 2 se aleja de la oscuridad y llena la pantalla de luz, derramada sobre los edificios y llena las calles con su reflejo. Eso quiere decir que también está lleno de sombras dinámicas que cambian constantemente con un realismo increíble. A esto le agregamos unas excelente texturas y también muy buenos diseños. Los extraterrestres fueron diseñados de cero y el cambio les vino muy bien, porque se ven aún más amenazantes que antes.
Si decides jugar Crysis 2 en tu ordenador, cuando abras las opciones podemos garantizar que te sorprenderás. Porque a diferencia de todos los juegos para PC, Crysis 2 no ofrece casi ninguna opción para configurar el aspecto gráfico. Así es, solo puedes elegir la resolución y el nivel de detalle, nada más. Esto es un grave error por parte de Crytek, ya que los usuarios de PC adoran poder configurar los juegos en hasta el último detalle, acorde a las fortalezas de su equipo. Y lo que es más, tampoco soporta DirectX 11, un baldazo de agua fría para muchos usuarios con nuevas tarjetas de vídeo. Afortunadamente, Crytek anunció que estará lanzando un parche en las próximas horas que agregará soporte para DirectX 11y también expandirá la pantalla de configuración gráfica.


Por el lado de las consolas, se trataba del debut del CryEngine 3 y fue uno bastante bueno. En Xbox 360 es el juego con mejores gráficos que hemos visto, pero en PlayStation 3 tiene un poco más de competencia con juegos como Uncharted 2 y Killzone 3. De todos modos, las limitaciones son bastante claras. Para empezar el framerate sufre bastante, disminuyendo en momentos de mucha acción o de esplendorosos efectos visuales. Además, ambas versiones muestran mucho pop-in, con texturas que aparecen y desaparecen constantemente. Aún así, se ve muy bien y cumple con los requisitos.

Y sí, Crysis 2 tiene un modo multijugador y, en este caso, está más desarrollado que el original. Por ejemplo, en cada partida puedes ganar experiencia que te permiten mejorar habilidades del traje, pero muchas otras se desbloquean alcanzando ciertos requerimientos, como matar 150 enemigos. Este es un interesante sistema de progresión, porque te obliga a seguir volviendo al juego, pero es una lástima que los modos y mapas sean de los más tradicionales que se pueden encontrar en el género. Este es un aspecto que esperamos que mejoren a través de nuevos parches que ofrezcan mapas y modos nuevos e interesantes.

Publicar un comentario

0 Comentarios