CEO y sus contradicciones sobre Windows 8

El lunes pasado, Steve Ballmer, CEO de Microsoft, se encontraba en una conferencia para desarrolladores en Japón. Esta clase de reuniones ha ganado una relevancia mayor por el simple hecho de que las grandes empresas las están escogiendo para realizar anuncios importantes. Después de todo, los desarrolladores poseen un rol vital a la hora de definir el éxito o el fracaso de un producto, y los sistemas operativos de Microsoft no son la excepción. En esa oportunidad, Ballmer hizo mención a Windows 8. El CEO destacó que Windows 7 tendrá un volumen de ventas de 350 millones de unidades para lo que queda del año, pero también dijo que en los meses siguientes “escucharíamos mucho” sobre Windows 8, incluyendo tablets, “slates”, ordenadores y otros tantos formatos. Esto se encuentra en línea con la previa declaración de “Windows en todas partes”, algo potenciado por el soporte para la arquitectura ARM. Esto resultó ser una buena noticia, ya que provenía del CEO y podía ser considerada como oficial sin mayores inconvenientes, ¿cierto?



Falso. En el día de ayer, todo lo que Ballmer dijo sobre Windows 8 parece haber quedado sin efecto. Un portavoz de la corporación habló de un “error de declaración”, ya que están esperando a una “nueva generación de hardware basado en Windows 7” durante el próximo año fiscal. Si eso no fue suficiente para anular las palabras de Steve, el portavoz agregó que hasta la fecha aún se deben anunciar “fecha de lanzamiento y nombre” de la próxima versión de Windows. Después de tres días, estamos de regreso en la casilla de salida. Varias de las versiones que se filtraron a la Web de Windows 8 resultaron ser falsas, y Redmond está persiguiendo activamente a cualquier sospechoso de provocar fugas, dejando a los usuarios envueltos en pura especulación.

 Sin embargo, esto demanda discutir un aspecto importante de Microsoft como es la credibilidad. Es decir, Steve Ballmer es el CEO. Microsoft tiene un arte para negar rumores y comentarios, pero no se trató de un ejecutivo de primera, segunda o tercera línea, sino del Jefe Oficial Ejecutivo de Microsoft. Tal vez haya sido una simple maniobra de Ballmer para mantener el interés alto y alimientar la máquina de rumores, pero la contradicción ha sido muy importante, sin mencionar inesperada. Ahora, todas las cabezas giran hacia el próximo PDC (Professional Developers Conference), que se llevará a cabo entre el 13 y el 16 de septiembre. Ya se está hablando de una versión beta, o al menos un “milestone” de Windows 8 para ese entonces. Los desarrolladores recibieron una copia inicial de Windows 7 poco más de un año antes de su debut, y sería lógico asumir un margen de tiempo similar. Si Windows 8 es en verdad presentado a los desarrolladores durante el PDC, entonces su lanzamiento estaría entre los meses de septiembre y octubre del año entrante... pero la última palabra la tiene Redmond, con la aparente excepción del CEO.

Publicar un comentario

0 Comentarios