Datos a la velocidad de la luz

Desde hace más de 100 años que se investigan seriamente las posibilidades que presenta la transmisión de datos utilizando como medio la luz visible. Esta técnica, conocida como Visible Light Communications (VLC) ha recibido un enorme impulso gracias a la aparición de los LEDs, dispositivos emisores de luz de estado sólido que pueden conmutar entre los dos estados posibles a una mayor velocidad que el resto de las tecnologías disponibles. En los últimos días, en el marco de la conferencia TEDGlobal de Edimburgo, se utilizó una lampara LED para transmitir datos a 10Mbps.


Posiblemente la transmisión de datos mediante el uso de la luz visible sea -junto con las ondas sonoras- uno de los primeros sistemas empleados para comunicarnos. En efecto, cuando un hombre preshistórico le hacia señales a otro utilizando el humo de una fogata estaba haciendo uso de la luz para enviar información. En épocas mucho más recientes, a lo largo de los últimos cien años, gracias a las posibilidades que proporcionan los dispositivos que pueden convertir la electricidad en luz visible dicha técnica recibió un gran impulso. En efecto, una simple lámpara incandescente tiene un gran potencial como emisor de datos, y de hecho se ha experimentado bastante en ese campo.

Uno de los primeros dispositivos registrados es el “fotófono”, diseñado y construido por Graham Bell para transmitir sonido mediante un rayo de luz. Pero mucha agua ha corrido bajo el puente, y hoy disponemos de un elemento de muy bajo costo y altas prestaciones -el LED, por Light Light-Emitting Diode o diodo emisor de luz- que puede revolucionar las denominadas Visible Light Communications (VLC). En los últimos días, en el marco de la conferencia TEDGlobal de Edimburgo, el profesor de la University of Edinburgh Harald Haas utilizó una lampara LED para transmitir datos a 10Mbps. Se trata de la primera demostración pública de lo que ha dado en llamar LiFi, una sigla que combina las primeras letras de “light” (luz) con la conocida “WiFi”. LiFi es , en esencia, otra forma de transmitir datos. El emisor es una simple lámpara LED, y el receptor cualquier “ojo electrónico” disponible, como cámara web o incluso la cámara de un móvil.


Se trata de un sistema experimental, cuya velocidad podría llegar hasta los 500Mbps utilizando componentes especialmente diseñados para este fin. Tiene algunas ventajas sobre otras tecnologías inalámbricas, ya que al no utilizar radiofrecuencia estamos seguros de que no producirá ninguno de los males que se suelen achacar a los teléfonos móviles o incluso al WiFi. Por supuesto, no todas son rosas, ya que su alcance es algo limitado -en el rango de 5 a 10 metros y el emisor y el receptor deben “verse” mutuamente. De alguna manera, puede considerarse al LiFi como una evolucionan de los viejos enlaces infrarrojos que se encontraban en los antiguos modelos de PALM o notebooks. Difícilmente reemplace a las tecnologías inalámbricas existentes, pero es posible que pueda complementarse con ellas para brindarnos mejores canales para la transmisión de datos.

Publicar un comentario

0 Comentarios