YouTube paga a los creadores de vídeos

Desde su nacimiento, YouTube ha recibido algunos vídeos que resultaron un verdadero éxito entre los usuarios. Desde aquel muchacho tocando la guitarra hasta Charlie mordiendo dedos, estos vídeos virales han acumulado cientos de millones de reproducciones con el paso de los años. Y sus creadores, después de percatarse del impacto de sus vídeos, han iniciado acuerdos con YouTube para dividir las ganancias generadas por la publicidad. En algunos casos, las sumas han ascendido a más de 120 mil euros.



“Charlie bit my finger - again!” es un vídeo en línea que honestamente no necesita presentación alguna. De acuerdo al contador oficial de YouTube, ha sido reproducido más de 387 millones de veces. Haciendo un cálculo rápido, eso equivale a más del cinco por ciento de la población mundial. Cuando hablamos de “contenido original no profesional”, el vídeo del pequeño Charlie es el más visto en YouTube, pero cuando se agregan a la lista producciones musicales de alto nivel (si es que podemos llamar “alto nivel” a Justin Bieber), cae al sexto puesto. ¿Pero acaso sus creadores han ganado algo más que fama eterna en la Web? A decir verdad sí, porque con cada reproducción hay un poco de dinero detrás, y si multiplicamos eso por varios cientos de millones, ya pueden darse una idea de la magnitud.



El dinero llega a partir de un acuerdo entre YouTube y las familias responsables por los vídeos, que básicamente divide las ganancias por publicidad. El “primer contacto” para este acuerdo suele generarse por el lado de YouTube. Como era de esperarse, el servicio monitorea a los vídeos, y cuando surge uno con el potencial de convertirse en viral, o ya existe un video que ha captado el interés suficiente, se comunican con el usuario que lo ha cargado para ofrecer la oportunidad de recolectar algunos billetes. El caso del vídeo de Charlie se ha convertido en una referencia para estos acuerdos. Desde mayo de 2007, fecha original de carga que se reporta en el vídeo, Howard Davies-Carr, el padre de Charlie y Harry, ha recaudado más de 120 mil euros. Otro vídeo de popularidad similar, “David después del dentista”, habría alcanzado una cifra no tan lejana en su primer año en línea (cargado en enero de 2009).



En varios casos, el dinero obtenido fue entregado a la caridad, mientras que otros optaron por conservarlo para la educación de las inesperadas “estrellas”. Las cifras exactas no se han revelado, pero se estima que hay miles de usuarios en YouTube que están obteniendo ganancias muy importantes. Claro que, llegar a ese nivel es extremadamente difícil, ya que los vídeos virales representan “excepciones extraordinarias” entre la marea de vídeos que se cargan a YouTube diariamente. Por lo tanto, si deseas obtener ingresos extra a través de YouTube, recuerda que necesitarás algo así como cuatro o cinco millones de reproducciones para que sea considerado viral, con un poco de suerte.

Publicar un comentario

0 Comentarios