Jabón magnético contra derrames de crudo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol ha anunciado el desarrollo de un nuevo tipo de jabón, cuyas propiedades magnéticas lo convertirían en ideal para la fabricación de productos destinados a la limpieza de desastres ecológicos como los derrames de petróleo crudo. Se trata de un compuesto formado por sales de hierro disueltas en agua cuyas moléculas pueden responder a un campo magnético, propiedad que permite recogerlo junto a la grasa, suciedad y químicos que se le han adherido durante el proceso de limpieza simplemente utilizando un imán. Si logran convertirlo en un producto viable se convertiría en una herramienta muy útil para minimizar el impacto ecológico de estos accidentes.



Desde hace siglos utilizamos jabones y detergentes para remover la gratitud y mugre de objetos, utensilios y hasta nuestros propios cuerpos. Pero aunque estos compuestos hacen un buen trabajo de limpieza, las impurezas que han removido quedan adheridas a sus moléculas y se van -junto con el agua utilizada durante el proceso- por el desagüe. Dejando de lado las consecuencias a largo plazo que puede tener este tipo de manejo de un recurso tan escaso como el agua potable, lo cierto es que en el liquido resultante del lavado se mezclan el agua, el detergente y las partículas removidas, siendo muy complicado separar una cosa de la otra. Cuando se utiliza alguna clase de jabón para “limpiar” un derrame de hidrocarburos que ha tenido lugar en el mar, es muy complicado separar la mezcla resultante del agua limpia. Afortunadamente, parece que un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol ha encontrado una solución a este problema.


El equipo de Bristol desarrolló un jabón que incluye en sus moléculas átomos de hierro. Dicho compuesto utiliza como base un jabon líquido especial, rico en cloro y bromo. Mientras que en un jabón tradicional sus largas moléculas solo son atraídas o rechazadas por el agua, en este nuevo producto se suma la propiedad de que reaccionen frente a la presencia de un campo magnético. Según Julian Eastoe, uno de los miembros del equipo de trabajo que creó este jabón, “si hace diez años le hubiésemos dicho a un farmacéutico que íbamos a disponer de un jabón capaz de reaccionar a los campos magnéticos difícilmente nos hubiese creído.” Pero gracias a su trabajo dicho producto ha sido posible, y en caso de que pueda ser fabricado en grandes cantidades a un coste razonable se convertiría en una invalorable herramienta a la hora de enfrentar las consecuencias de un derrame de combustible en el mar, ya que una vez que el jabón magnético se ha unido con las partículas del hidrocarburo puede ser retirado mediante el uso de un imán.

Publicar un comentario

0 Comentarios