Un nuevo record, 339 gigabits por segundo


Mientras que batallamos con nuestros proveedores de Internet buscando obtener algunos megabits extra para lograr una velocidad de conexión razonable, en el ámbito científico se están alcanzando algunas velocidades con las que sólo podemos soñar para nuestros sistemas, al menos por ahora. De acuerdo al último desarrollo proveniente de Caltech (junto a otras universidades de renombre), se han pulverizado dos récords. En primer lugar, la nueva tasa de transferencia de 339 gigabits por segundo casi duplica al récord del año anterior, y en segundo lugar, se alcanzaron 187 gigabits por segundo en una transferencia bidireccional bajo un único enlace entre la ciudad de Victoria en Canadá y Salt Lake City.

Aunque todavía quedan quitar algunas cosas de la lista de prioridades, definitivamente debo cambiar mi plan de conexión por uno más veloz. Lamentablemente sólo basta con hacer una simple búsqueda para encontrar a una enorme cantidad de usuarios que están teniendo problemas con sus proveedores, ya sea por falta de estabilidad, o porque deben pagar una fortuna por una conexión lenta. La demanda es cada vez más grande, y los proveedores tienen a tomarse su tiempo a la hora de responder (si es que dan una respuesta del todo). En el entorno científico, lo que se conoce como velocidad de conexión está en una dimensión completamente diferente. Nuestras conexiones son de algunos megabits, y las placas de red integradas pueden llegar a uno o diez gigabits de máximo, sin embargo, el nuevo récord establecido por Caltech se ríe de esos números.

Con 339 gigabits por segundo, Caltech casi duplicó el récord del año pasado


Entre el 12 y el 16 de noviembre se llevó a cabo la conferencia SuperComputing 2012 (Salt Lake City), en donde Caltech, la Universidad de Victoria, la Universidad de Michigan, el Laboratorio Nacional Brookhaven, y la Universidad Vanderbilt (entre otros), destrozaron el récord de velocidad previo (que también había sido logrado por Caltech) al alcanzar unos nada despreciables 339 gigabits por segundo. En otros términos, hablamos de 42,3 gigabytes por segundo (casi un disco Blu-ray dual layer), o 3,66 millones de gigabytes por día. El récord fue establecido con conexiones entre Caltech, el Centro de Computación de la Universidad de Victoria, la Universidad de Michigan y el Centro de Convenciones Salt Palace ubicado en Utah. Y junto a ese récord también llegó la conexión bidireccional de un solo enlace más rápida, al mantener un flujo de datos de 187 gigabits por segundo entre Victoria y Salt Lake City.

Si tenemos en cuenta que existen proyectos como el LHC que generan decenas de petabytes de datos por año, la necesidad que tiene el mundo científico de una velocidad de conexión como la que se ha logrado aquí, es enorme. De hecho, en Caltech estiman que el desarrollo durante el próximo año podrá elevar esta velocidad al rango de un terabit por segundo, casi el triple de lo que lograron en esta oportunidad. No estamos seguros de cuánto tiempo habrá que esperar para que otras tecnologías “inspiradas” en estas velocidades alcancen un perfil comercial y finalmente lleguen a nuestras garras, pero no quedan dudas de que estaremos esperando.

Publicar un comentario

0 Comentarios