Windows Blue: ¿Un nuevo Windows el próximo año?


El lunes pasado Windows 8 cumplió un mes en el mercado, pero incluso antes de su lanzamiento ya había trascendido un poco de información sobre lo que será su sucesor. Hasta ese momento se lo había llamado simplemente Windows 9, sin embargo, en agosto surgió un nombre curioso: “Windows Blue”. No fueron pocos los que asociaron a Windows Blue como el reemplazo de Windows 9, pero en las últimas horas ha aparecido nueva información que cambia en parte la percepción que teníamos sobre Windows Blue. ¿Es entonces un nuevo sistema operativo? Hasta aquí, la respuesta es sí y no.

Este es el control de rumores, aquí están los hechos: En las últimas horas, Brandon LeBlanc, Administrador de Comunicaciones y responsable del blog de Windows en Microsoft, anunció que desde su lanzamiento oficial, las ventas de Windows 8 llegan a cuarenta millones de licencias. Depende de cómo se lo mire, se puede decir que ese número no está mal, en especial si consideramos que Windows 7 necesitó dos meses para vender sesenta millones de licencias. Los reportes previos sobre las ventas de Windows 8 indicaron que Redmond no había alcanzado sus expectativas, lo que nos hace pensar que tal vez Microsoft esperaba un rendimiento superior al de Windows 7. Esa adquisición de licencias se vio impulsada gracias a precios promocionales más agresivos de lo usual. Algunos usuarios han logrado conseguir una copia de Windows por apenas 15 euros, un cambio notable frente a las políticas de precios anteriores en Redmond.



Pero lo que nos reúne en esta oportunidad es Windows Blue. ¿Qué es eso? La primera mención la hizo la gente de ZDNet en agosto pasado, donde básicamente se planteó que el “siguiente Windows” no sería Windows 9, sino Blue. Pero ese reporte reveló algo más: La posibilidad de Microsoft mueva el desarrollo de sus sistemas operativos a un “ciclo anual” similar al que Apple aplica en OS X. Recientemente, otras fuentes allegadas a Microsoft estarían confirmando este cambio, por lo que cuando hablamos de Windows Blue habría que visualizar una especie de “Windows 8.1”, disponible a mediados de 2013. Esta actualización tendría un costo muy bajo, y no se ha descartado la posibilidad de que sea gratuita, con el objetivo de subir a más usuarios al tren de Windows 8. Además del lanzamiento de Blue, también haría acto de presencia un nuevo SDK, y si bien las apps hechas con el SDK previo serán compatibles, la idea es que Microsoft acepte desarrollos solamente para Blue.

Otro aspecto que abrirá una gran discusión es el de la piratería. Con ciclos de desarrollo más cerrados, Microsoft será capaz de ejercer más control sobre Windows, y esto comenzaría con Blue. El único detalle que se ha filtrado hasta ahora es que una actualización a Blue desde una copia de Windows no original desactiva las aplicaciones integradas y toda la Tienda de Windows. Como ya sabemos bien, Microsoft no comenta sobre rumores y/o especulaciones, pero Windows Blue ha sido mencionado por fuentes diferentes con un tiempo razonable entre ellas. Evidentemente, los cambios de Microsoft sobre su sistema operativo no se limitarán a una nueva interfaz.

Publicar un comentario

0 Comentarios