Canonical anuncia Ubuntu para móviles


En 2011, el CEO de Canonical Mark Shuttleworth mencionó en una conferencia que uno de los objetivos de Ubuntu era alcanzar los 200 millones de usuarios en cuatro años. Cualquiera con una calculadora y diez minutos de tiempo puede llegar a la conclusión de que si Ubuntu realmente quiere llegar a ese número, tiene que ingresar con fuerza al espacio móvil. Y la herramienta sería nada menos que una versión dedicada de Ubuntu para móviles y smartphones.


Cualquier sistema operativo tiene el potencial para adquirir una posición de privilegio en el competitivo espacio móvil, pero más allá de la calidad de su código o de los móviles que lo ejecutan, el mercado de los dispositivos móviles está definido por las aplicaciones. Una vez más tenemos que regresar a WebOS. Algunas de las ideas que había implementado Palm eran muy buenas, y se suponía que iba a ser una pieza clave para Hewlett-Packard y sus dispositivos, pero en dos años y medio de desarrollo apenas logró pasar la barrera de las diez mil aplicaciones. A modo de comparación, el App Store registró más de 700 mil aplicaciones en sus cuatro años de existencia, mientras que Android está en el orden de las 675 mil. Quien decida subestimar el valor de las aplicaciones, lo más probable es que esté destinado a fracasar.

Entre iOS que pasa por un momento de transición bastante complicado, Android que lucha con viejos y nuevos demonios, Windows Phone envuelto en una “cruzada” de identidad y BlackBerry que espera a su versión 10 para salvarse del abismo, aparece Ubuntu. Un Ubuntu que ha tenido cambios importantes en los últimos tiempos, los cuales han dividido a sus usuarios. Ubuntu temporalmente ha dejado de ser la distro Linux más usada (mucha gente usando Mint, por lo que veo), pero no por eso ha dejado de lado la intención de expandir sus horizontes. Se ha estado hablando mucho de Ubuntu en móviles, y por supuesto, ya existe Ubuntu para Android. La idea es muy llamativa: Tu smartphone se comporta como tal en tu bolsillo, pero se transforma en un ordenador completo una vez conectado a un monitor y el combo ratón/teclado, todo esto sobre Android. Hay varios proyectos asociados a Ubuntu para Android. Algunos siguieron su curso natural (como los primeros modelos de Motorola Atrix), mientras que otros fracasaron ruidosamente, como por ejemplo el NexPhone, que no superó los cuatro mil dólares en IndieGogo (necesitaba casi un millón).



Sin embargo, lo que ha presentado Canonical recientemente no es Ubuntu para Android. Es “Ubuntu para móviles”. Así es, puedes tachar el “Android” si lo deseas: Esta nueva variante buscará competir tanto con Android como con el resto de la pandilla. De hecho, Canonical ha colocado en línea un “keynote virtual” de veinte minutos (el vídeo arriba de este párrafo), aunque el título oficial es “propuesta industrial”. En realidad, lo que propone Ubuntu no es nada nuevo: Unificación. Es el equivalente al “Windows en todas partes” que Microsoft lucha por implementar. Desde móviles de bajo costo hasta superordenadores, Ubuntu se presenta como un “comodín” que se adaptará a cada plataforma. En el caso de los móviles, el camino no es nada sencillo. Canonical parece tener resuelta la parte del software, pero necesita OEMs, ODMs, y proveedores de comunicaciones para que el “móvil Ubuntu” se haga realidad.

 ¿Qué podemos esperar del software en sí? En primer lugar, un uso avanzado de los “bordes” de la pantalla en el móvil. Los bordes permitirán un rápido acceso a las aplicaciones principales, a la función de búsqueda y a los servicios en línea, incluyendo acceso a tiendas virtuales y sitios similares. Shuttleworth ha hecho mucho hincapié en la ejecución de aplicaciones nativas. En el mismo vídeo considera a HTML5 “limitado”, y anticipa que el rendimiento de las aplicaciones nativas en Ubuntu para móviles será superior. Y hablando de rendimiento, también han trascendido los “requerimientos” para el móvil Ubuntu: Los modelos básicos estarán basados en un SoC Cortex A9 de 1 GHz, un mínimo de 512 MB de RAM, y entre 4 y 8 GB de almacenamiento, mientras que en los modelos de alta gama ya se considera un Cortex A9 de cuatro núcleos o directamente un Intel Atom (atención a la presencia de x86), 1 GB de RAM como mínimo y 32 GB de espacio. La “convergencia” entre móvil y escritorio sería exclusiva de estos dispositivos.



En resumen, Ubuntu busca abarcar desde el usuario que apenas hace un par de llamadas y envía mensajes de texto, hasta el entusiasta que está dispuesto a usar la terminal en una pantalla de cuatro pulgadas. Aunque veinte minutos no parece mucho tiempo para describir a un sistema operativo de esta clase (que en realidad son unos diez), lo que hemos visto hasta ahora de Ubuntu para móviles es muy interesante. Al mismo tiempo, es necesario confirmar que Ubuntu para Android seguirá existiendo como un proyecto separado y en paralelo. Canonical deberá batallar contra viejas plagas que han infectado al mercado móvil, comenzando con la fragmentación, y llegando hasta las demandas. En el primer punto, Canonical confía en que el desarrollo de Ubuntu es más “público” que el de Android, y que la clave para convencer a los proveedores de no realizar cambios drásticos sobre un móvil Ubuntu está en asistirlos para que ofrezcan sus propios servicios. En cuanto a las demandas... habrá que esperar para ver cómo reacciona la competencia. Un prototipo del móvil Ubuntu estará disponible en el CES el martes que viene. Estaremos esperando.

Publicar un comentario

0 Comentarios