Windows Blue se filtró a la Web

Una imagen tal vez valga más que mil palabras, pero cuando se trata de la imagen de un sistema operativo filtrado a la Web, ese número se queda muy corto. Como ya ha sucedido en ocasiones anteriores con otros productos, Windows Blue se ha convertido en uno de los secretos peor guardados en Redmond, y el build interno identificado como 9364 logró abrirse paso hasta llegar a las redes de intercambio. Si dejamos de lado el hecho de que este build de Windows Blue no es final, podemos encontrar funciones expandidas de personalización para la nueva interfaz, mejoras en el soporte multitasking, y la versión 11 de Internet Explorer, entre otras cosas.



Sólo basta con estudiar los números para comprender que la “asimilación” de Windows 8 es mucho más lenta de lo esperado. Porcentajes inferiores a los de Windows Vista, recorte de precios, conflictos con los OEM y una sensación general de confusión han estado flotando alrededor del nuevo sistema operativo. La situación actual también ha provocado que muchas cabezas giren hacia Windows Blue, con la esperanza de que este Service Pack recargado sea capaz de corregir y mejorar algunos aspectos en Windows 8. La letanía de Microsoft de no comentar sobre rumores o especulaciones resistió hasta hace muy poco, cuando el build 9364 de Windows Blue se escapó de las garras de Redmond para llegar a la Web.

¿Qué hay de nuevo? En primer lugar, más tamaños para los “live tiles” en la interfaz “ex-Metro”. El usuario tiene la posibilidad de reducir su tamaño a un cuarto del original, o de aumentarlo para que ocupe cuatro azulejos tradicionales. También se han realizado ajustes sobre Windows Snap, que ahora permite colocar dos aplicaciones en pantalla asignando la mitad para cada una, algo que no es posible en Windows 8. Hay nuevos colores y opciones de personalización para el menú principal, nuevos gestos, aplicaciones como Alarms y Calculate, y la versión 11 de Internet Explorer. El build no está libre de bugs, en especial si se lo ejecuta bajo un entorno virtual, pero tiene la funcionalidad suficiente como para saber cuál es el perfil básico de Windows Blue.


Otro punto que no debemos ignorar es que el equivalente al Panel de Control en la nueva interfaz ha heredado opciones que originalmente estaban en el Panel de Control clásico, además de recibir otras nuevas. Screen como derivado de Display, Accounts en reemplazo de Users, Update & Recovery que antes se encontraba dentro de General, y SkyDrive forman parte de la renovada sección PC Settings. Esto ha generado una ola de rumores que apuntan a drásticos cambios en el desarrollo de Windows 9, como por ejemplo, la eliminación total del escritorio clásico. Hasta aquí, Windows Blue no hace más que seguir el libreto al pie de la letra, puliendo los bordes filosos en WIndows 8, pero al mismo tiempo defendiendo su esencia. En lo personal esperaba un poco más, aunque tal vez sea mejor esperar a un build un poco “más oficial” para llegar a una conclusión.

Publicar un comentario

0 Comentarios